Me dejé aconsejar por Sandrine, que conoce a la perfección su trabajo, y es lo mejor que he podido hacer. La academia y el profesorado son realmente buenos. Hay muy pocos españoles. La mayoría de los estudiantes son asiáticos, de oriente medio y suízos. Llevo ya 7 semanas aquí, he contratado 10, y noto bastante la mejoría en el idioma.